Qué es la AEAT, cuál es su función y cómo evitar problemas con ella

Oct 16, 2023 | Externalización de servicios

Seas empresario, directivo de una compañía o persona física, eres consciente del peso de los impuestos. Su rol es fundamental en las finanzas de individuos y empresas. Pero para comprender plenamente cómo funcionan y evitar problemas, es esencial conocer qué es la AEAT. Por eso, en las próximas líneas analizaremos qué significan estas siglas, cuáles son sus funciones principales y cómo puedes mantener una relación armoniosa con esta entidad. Desde la recaudación de impuestos hasta la gestión de notificaciones y pagos, desentrañaremos todo lo que necesitas saber para navegar el complejo mundo de los impuestos en España.

¿Qué es la AEAT? 

AEAT: cuatro letras y unas siglas muy importantes que responden a Agencia Estatal de Administración Tributaria. Hablamos de la institución encargada de la gestión, recaudación y control de los impuestos en España. Esta entidad pública, adscrita al Ministerio de Hacienda, desempeña un papel central en el sistema fiscal del país. 

Así mismo, la AEAT, también llamada Agencia Tributaria, opera con el objetivo principal de garantizar la financiación de los servicios públicos esenciales y mantener la estabilidad económica. Para lograrlo, administra una amplia variedad de tributos, desde el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) hasta el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) y muchos otros. 

Su papel se extiende a lo largo y ancho de España, con oficinas locales y regionales que facilitan la atención a los contribuyentes. Además, en la era digital, la AEAT ha implementado herramientas como el Sistema de Suministro Inmediato de Información (SII) para simplificar y agilizar los procesos fiscales tanto para empresas como para particulares.

¿Cuáles son sus principales funciones? 

Precisamente, la AEAT desempeña un conjunto de funciones esenciales para garantizar el correcto funcionamiento del sistema tributario y la recaudación de los recursos necesarios para financiar los servicios públicos.

Recaudación de impuestos 

La AEAT es responsable de recaudar numerosos impuestos, incluyendo el IVA, el IRPF, el Impuesto de Sociedades y otros tributos locales y nacionales. Esto implica recibir y registrar los pagos de gravámenes de individuos y empresas.

Inspección fiscal

Otra de las misiones de la AEAT es llevar a cabo auditorías fiscales y exámenes detallados de las declaraciones de impuestos. Con ellos, garantiza el cumplimiento de las obligaciones fiscales. Esta función incluye la identificación y persecución de facturas falsas.

Gestión aduanera 

Además de los impuestos internos, la AEAT también se encarga de la gestión aduanera. Es decir, controla la importación y exportación de bienes y asegura el cumplimiento de las regulaciones aduaneras y de fronteras.

Lucha contra el fraude fiscal 

También una de las funciones principales de la AEAT es prevenir y combatir el fraude fiscal. Así mismo, entre sus acciones para ello incluye la identificación de actividades económicas no declaradas, el uso de paraísos fiscales y otras prácticas evasivas.

Asistencia al contribuyente 

La AEAT ofrece servicios de asistencia y orientación a los contribuyentes. Tanto en oficinas como en su página web, proporciona información sobre las obligaciones fiscales y resuelve consultas y dudas relacionadas con los impuestos.

Desarrollo tecnológico 

Y como debe adaptarse a la sociedad contemporánea, la AEAT ha implementado tecnologías avanzadas, como el ya citado SII, para simplificar y agilizar la presentación de declaraciones. Con esta apuesta por el desarrollo tecnológico, mejora la comunicación entre contribuyentes y la administración tributaria. 

Lo que es obvio es que es un organismo necesario para mantener el sistema fiscal español en funcionamiento y para garantizar la equidad y la eficiencia en la recaudación de impuestos.

El papel de la AEAT en la Ley Crea y Crece

Y si hablamos de qué es la AEAT y sus funciones, debemos destacar el rol que juega en la Ley Crea y Crece. En este sentido, el reglamento, aún pendiente de aprobación por el Consejo de Ministros, servirá de instrumento al que agarrarse para la Agencia Tributaria. 

Este reglamento de facturación obligará a todas las empresas españolas a facturar electrónicamente. Por lo tanto, la AEAT, ciñéndose a él, podrá llevar a cabo sus funciones de una forma mucho más eficaz. En concreto, se encargará de :

  • Gestionar el sistema público para la comunicación de facturas electrónicas.
  • Recoger información y estadísticas de las facturas online y de los reportes de información sobre el pago de las mismas.
  • Informar de esos datos y pagos al Observatorio Estatal de la Morosidad Privada y al Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital.

Además, la AEAT también se ocupará de desarrollar una app para que las PYMES generen facturas electrónicas. No es de extrañar por todo esto que el organismo esté involucrado en la creación y en el proceso de desarrollo y aprobación de la Ley Crea y Crece, ya que le facilitará enormemente sus funciones.

¿Hay diferencias entre Hacienda y la Agencia Tributaria? 

Y una vez explicado qué es la AEAT, llega el momento de hacer una aclaración importante: Hacienda y Agencia Tributaria no son lo mismo. Es común utilizar ambos términos como sinónimos. Sin embargo, se refieren a entidades diferentes. 

  Hacienda hace referencia al Ministerio de Hacienda, que es el departamento gubernamental encargado de toda la política fiscal y económica en España.
  La Agencia Tributaria o AEAT es un organismo adscrito al Ministerio de Hacienda que se encarga de la gestión y recaudación de impuestos, así como del control y lucha contra el fraude fiscal. 

Por lo tanto, aunque trabajan en conjunto, Hacienda y la AEAT son instituciones. Son entidades interrelacionadas pero separadas y con roles distintos.

Obligaciones de la AEAT respecto a los ciudadanos 

A su vez, la AEAT tiene una serie de obligaciones y responsabilidades hacia los ciudadanos en el ámbito fiscal. Estas garantizan que la relación entre los contribuyentes y la administración tributaria sea transparente, justa y eficiente: 

  Proporcionar información clara y accesible. Debe asegurarse de que los ciudadanos tengan acceso a información clara y comprensible sobre cuestiones fiscales. Esto incluye proporcionar orientación sobre cómo presentar declaraciones de impuestos, las fechas límite y las normativas fiscales vigentes.
  Asistencia en la presentación de Declaraciones. Tiene la obligación de brindar asistencia para la correcta presentación y consultas sobre declaraciones de impuestos.
  Trato justo y transparente. Debe garantizar que todos los ciudadanos sean tratados de manera justa y transparente.
  Respeto de la privacidad. La AEAT está obligada a respetar la privacidad y confidencialidad de la información fiscal de los ciudadanos.
  Comunicación eficiente. Los ciudadanos tienen el derecho de recibir notificaciones de la AEAT claras y oportunas sobre deudas, reclamaciones y consultas.
  Facilitar el cumplimiento fiscal. Debe adoptar medidas que faciliten el cumplimiento de las obligaciones fiscales por parte de los ciudadanos. Esto incluye proporcionar información sobre los métodos de pago, plazos de presentación y posibles deducciones o beneficios fiscales.
  Brindar asesoramiento. Ofrecer servicios de asesoramiento fiscal y orientación a los contribuyentes para ayudarlos a entender y cumplir con sus obligaciones tributarias. 

Estos deberes y responsabilidades facilitan el cumplimiento de las obligaciones fiscales y promueven una relación armoniosa entre contribuyentes y administración.

Qué puede ser una notificación de la AEAT 

Precisamente, para que esa relación sea satisfactoria, la propia Agencia Tributaria emite diferentes comunicaciones. Son las (para muchos, temidas) notificaciones AEAT. 

Estas notificaciones pueden adoptar diversas formas y contenido y es importante que estés atento a ellas, ya que pueden tener consecuencias fiscales significativas. Las más comunes son: 

  1. Requerimiento de declaración. La AEAT puede enviarte una notificación para requerir una declaración de impuestos pendiente o información adicional.
  2. Notificación de deuda. Si como contribuyente tienes deudas pendientes, la AEAT te enviará notificaciones informando sobre la deuda y proporcionando detalles sobre cómo debes proceder para saldarla o para establecer un plan de pago a plazos.
  3. Resolución de revisión fiscal. Si la AEAT revisa una declaración de impuestos y encuentra discrepancias o irregularidades, te emitirá una notificación que incluirá la resolución de la revisión y cualquier ajuste que debas hacer.
  4. Aplazamiento o fraccionamiento de deuda. Si solicitas un aplazamiento o fraccionamiento de una deuda, la AEAT te enviará una notificación en la que se especificarán las condiciones y los plazos de pago.
  5. Notificación de inspección. En casos de inspecciones fiscales que te vayan a hacer, la AEAT enviará notificaciones informando sobre la inspección y pidiéndote la documentación que necesite.
  6. Resolución de recurso o reclamación. Si presentas un recurso o una reclamación, la Agencia Tributaria te enviará una notificación con la resolución.
  7. Comunicación de cambios normativos. La AEAT también puede enviar notificaciones para informarte sobre cambios legales.

Por todo esto, es fundamental que prestes atención a las notificaciones. Su contenido puede variar según tu situación y acarrear implicaciones legales y financieras. Además, en muchos casos, los plazos que te dan para responder son limitados y tendrás que hacerlo dentro de los mismos para que tus pagos o reclamaciones tengan efecto.

Cómo evitar problemas con la AEAT 

De hecho, esas notificaciones de la AEAT son vitales para esquivar sanciones, multas y demás. Para evitar esos problemas con la Agencia Tributaria, te ofrecemos nueve consejos de lo más útiles: 

  1. Lleva un registro detallado y preciso de tus transacciones financieras, ingresos y gastos.
  2. Mantén un sistema contable organizado que te facilite la presentación de tus declaraciones de impuestos.
  3. Presta atención a las fechas límite para presentar tus declaraciones. La presentación tardía o el incumplimiento de los plazos genera multas y recargos.
  4. Infórmate sobre los impuestos que debes pagar y las deducciones o beneficios fiscales a los que puedas tener derecho.
  5. Utiliza herramientas y un software de contabilidad como el de easyap para gestionar tus impuestos de manera más eficiente y reducir errores.
  6. Mantente informado sobre cambios en la legislación fiscal que puedan afectarte.
  7. Guarda copias de tus pagos, facturas y documentación financiera para respaldar tus declaraciones en caso de una auditoría.
  8. Si tienes dificultades para pagar tus impuestos, considera los aplazamientos o fraccionamientos de la deuda.
  9. Evita la evasión fiscal y no ocultes ingresos. El fraude fiscal puede ocasionarte sanciones severas y tiene consecuencias legales.

¿Y cómo aplicar estos consejos y mantener una gestión fiscal responsable en tu empresa? Con un software de facturación electrónica como el de easyap. Con nuestra herramienta, entre otras muchas ventajas, reducirás significativamente la probabilidad de tener problemas con la AEAT. Si quieres saber cómo funciona y conocer todas sus ventajas, contáctanos y te lo explicamos al detalle.

Aumente la productividad de su empresa y optimice los procesos de facturación

Aún sigues con dudas? Contactanos

9 + 4 =