Diferencias entre leasing y renting y ventajas que ofrecen

Jul 22, 2021 | Gastos de empleado

Ambos conceptos son novedosos. Ambos son también anglicismos que cada vez nos suenan más comunes, debido a su creciente popularidad. Y ambos se asocian, principalmente, al sector automovilístico, aunque se comiencen a utilizar también en otras industrias y mercados. Hablamos del leasing y el renting. ¿En qué consisten realmente? ¿por qué están convirtiéndose en una solución financiera para empresas y particulares? Y, sobre todo, ¿cuáles son las diferencias entre leasing y renting? Respondamos a todas las dudas e incógnitas en estas líneas. 

Leasing y renting: definiendo ambos conceptos

Comencemos por lo básico: definiendo cada uno de los conceptos. Leasing y renting son dos términos que suelen ir de la mano y que están ligados, mayormente, al sector del alquiler y uso de vehículos, tanto por parte de particulares como por empresas. El caso es que, debido a sus interesantes características, se están introduciendo ahora también en otros sectores. 

No obstante, y como indicábamos en el párrafo anterior, renting y leasing no son lo mismo. Por un lado, el renting, (del verbo “alquilar” en inglés) es precisamente un alquiler en el que el arrendatario disfruta del uso de un bien durante un periodo de tiempo acordado, sin tener derecho a adquirir el mismo al finalizar dicho plazo. Por su parte, el leasing (del sustantivo “arrendamiento” también en inglés) es un alquiler de un bien que ofrece en el contrato la posibilidad al arrendatario de quedarse dicho bien al finalizar el plazo acordado. 

Es decir, que el leasing y el renting son dos modelos financieros de arrendamiento de bienes. Pero, la principal diferencia entre leasing y renting está en que el leasing ofrece un derecho a compra a la conclusión del contrato, mientras que el renting no. También debemos señalar que, en ambos modelos financieros, los bienes que se comercializan son nuevos y que los dos han encontrado en el sector de los vehículos un auténtico ecosistema donde crecer y ganar popularidad. 

Beneficios del renting y el leasing

“Paga una cuota de x euros al mes y disfruta del nuevo modelo de x marca durante los próximos x años”. Es el cada vez más habitual mensaje publicitario de la inmensa mayoría de marcas de automóviles. Al mismo tiempo, si nos detenemos a leer la letra pequeña de dichos anuncios, vemos que incluyen precios más elevados en última cuota. La razón es que se trata de leasings, en los cuales, concluido el plazo, se ofrece la posibilidad de quedarse con el coche en propiedad abonando esa última cuota.

Televisiones, marquesinas, banners de páginas web, cuñas de radio… En cualquier espacio podemos encontrarnos estos ejemplos. Y es que tanto el leasing como el renting, sobre todo este último si hablamos de empresas, se han convertido en un modelo financiero muy atractivo para marcas y arrendatarios. ¿Por qué? Por ofrecer beneficios y ventajas como estas: 

  • Plazos cortos. Los contratos de renting o leasing no suelen ir mucho más allá de los 5 años y, como mínimo, duran un total de 2. 
  • No exigen inversiones iniciales muy elevadas. Tan solo se abonan cuotas mensuales como si del pago de algún servicio mensual se tratará. 
  • Diferentes posibilidades a la conclusión del contrato. Es habitual encontrar leasings en los que la marca (sobre todo, en el mundo de la automoción) al concluir el alquiler ofrece: 
    • Quedarse con el bien en propiedad abonando un importe restante. 
    • Devolverlo al término del acuerdo. 
    • Sustituirlo por un modelo más novedoso y actualizado, pagando por este cambio, claro. 
  • Ofrece ventajas fiscales, ya que pueden deducirse gastos para con la hacienda pública a la que tengamos que rendir cuentas.

A su vez, otra de las ventajas que ofrecen generalmente estos modelos es que las mensualidades, seamos particulares o empresas, suelen incluir gastos asociados como la matriculación, los impuestos, el seguro o el mantenimiento. Gastos que, como sabrás, no siempre se tienen en cuenta a la hora de contabilizar el coste de comprar un vehículo y que, a la larga, acaban inflando el precio ostensiblemente.

¿Qué es mejor: leasing o renting o comprar directamente?

Ahora bien, llegamos a la difícil pregunta sobre cuál es la mejor solución. ¿Me conviene más un modelo de financiación como estos o adquirir la propiedad directamente? Y otra: ¿qué es mejor: leasing o renting? Depende. 

En el caso de las empresas, a pesar de que el trabajo en remoto gana cada vez más adeptos, sigue habiendo muchas compañías que tienen que destinar elevados presupuestos, por ejemplo, a transportes. En el caso de estas, ahorrar costes en estos aspectos es fundamental y el leasing o el renting son perfectos para ello. Permiten disfrutar de vehículos actualizados y modernos como si fuesen propios con un desembolso inicial muy inferior al que supondría adquirir un coche, una moto o una furgoneta. 

De hecho, en esta línea, si hay que decidir entre renting o leasing siendo empresa, puede resultar, incluso, algo más interesante el renting. Al no ofrecer la opción de compra final, muchas compañías inician un nuevo contrato de renting con la misma u otra marca. ¿Y qué ventajas tiene esto?:

  1. Disponer de una flota de vehículos moderna y actualizada en todo lo que son funcionalidades y tecnología. 
  2. Mostrar una imagen de marca fresca, moderna y actual a la empresa que emplea esos modelos recientes. 
  3. Ofrecerse de una forma atractiva también de cara a los trabajadores propios y a futuros aspirantes a puestos laborales dentro de la organización. 

Por otra parte, los trabajadores pasan cada vez menos tiempo en sus puestos de trabajo, por lo que el hecho de que los plazos del renting y el leasing sean de alrededor de 5 años, se ajusta más a la realidad temporal de la relación entre empresa y trabajador. Y en último lugar, el control económico que permite el abonar mensualidades hace que para muchos directores financieros sea mucho más sencillo llevar un control de la contabilidad. 

Aun así, el leasing, que fue concebido en su origen para autónomos y pequeñas empresas, también puede resultar atractivo actualmente para todo tipo de compañías. Eso sí, ofreciendo al trabajador la posibilidad de quedarse con el vehículo al finalizar el acuerdo corriendo él con los gastos finales de la adquisición. Y también, recalcar que así como sucede en todos los modelos de renting, no en todos los leasings son deducibles ciertas ventajas fiscales que comentábamos anteriormente. 

Modelos ideales para el control de gastos de empleado

Cierto es que, a nivel particular, la cultura de tener bienes en propiedad esta perdiendo peso en favor de servicios y productos reutilizables y/o de consumo inmediato. La mejor muestra es el éxito de plataformas de streaming, aplicaciones de pedidos de comida a domicilio, apps para la compraventa de objetos de segunda mano, etcétera. Aun así, a la hora de hablar de productos de coste elevado (coches o casas, sin ir más lejos), muchos siguen prefiriendo comprar desde un inicio y contar con ese patrimonio. 

Porpuesta de valor de easyap

En easyap llevamos más de 20 años ayudando a nuestros clientes a mejorar y obtener ahorros en los procesos de facturación y contabilidad de las empresas.
Ponemos a disposición de nuestros clientes una solución adaptable a cualquier sector de actividad como por ejemplo renting y leasing donde hemos ido evolucionando nuestro servicio para contemplar todas las casuísticas, actores e información relevante para el sector:
  • Emisión y recepción de facturas a clientes y proveedores.
  • Modelo de datos adaptado: número de matrícula, bastidor, conductor…
  • Asociación de vehículos en cada factura.
  • Estados de los vehículos de la flota
  • Cotejo de documentación relevante con las facturas (pedidos ,contratos…)

Así que la respuesta a si es mejor comprar directamente o un renting o leasing la tiene cada uno y su estilo de vida y de consumo. Lo que sí queremos señalar desde easyap es que estos modelos de financiación son de gran ayuda para ciertas empresas. Compañías, por ejemplo, en las que hay muchos gastos de empresa vinculados al transporte. Al abonarse éstos en cuotas mensuales, permite a los responsables financieros contabilizar mucho mejor todos los gastos de empleados. Y si estos directivos emplean servicios optimizados y pensados para ello como el de easyap, aun más sencillo, rápido y seguro será todo. 

Aumente la productividad de su empresa y optimice los procesos de facturación

Aún sigues con dudas? Contactanos

4 + 5 =